Si usted administra una PyME y no es informático, quizá le parezca muy complicado el tema de las TIC, pues no sabe qué tecnologías son las más adecuadas para sus necesidades, qué equipos, software y servicios adquirir, cual es la alternativa menos costosa, cómo ponerlas en operación, cómo utilizarlas para sacarles provecho y qué proveedores son más adecuados al tamaño de su negocio. Entonces es inevitable preguntarse: ¿Qué tanto impacto puede tener la integración de servicios de tecnología?…

Si pensamos en el esfuerzo de inversión que significa para una pequeña empresa integrar sistemas que involucren a la tecnología, obviamente en términos de retorno de inversión, su pregunta central será si realmente tiene sentido este tipo de inyección de capital… Y no lo culpo. innovacion Sin embargo, las nuevas tecnologías representan una oportunidad en todas sus aristas, tanto para aquellos que la consumen, distribuyen, integran y fabrican. Y con mayor razón en el sector de las pequeñas y medianas empresas, donde los beneficios pueden significar incluso la supervivencia en el mercado.

Para comenzar, dejemos de pensar en PyME como pequeño. A la fecha de hoy, tan sólo en Chile, el 98% de las empresas chilenas son PYMEs, generan el 63% del empleo y representan un 20% del PIB nacional, y sepa usted que estos números se han vuelto bastante atractivos para aquellos que se dedican a la fabricación y desarrollo de productos y soluciones tecnológicas debido a la amplitud del universo. Es por ello que muchas empresas comenzaron ya hace algún tiempo a incursionar en el sector con ofertas totalmente enfocadas y dirigidas a cada necesidad específica, por lo tanto si usted quiere nuevas tecnologías en su empresa, es sólo cosa de comenzar a buscar. Para crecer en una PyME la fórmula base es clara: Aumentar eficiencia y productividad y reducir costos… Y es ésta precisamente la misma forma en que trabajan las tecnologías de la información, es por ello que debemos identificar las 4i de las TICs, y cómo éstas pueden aportar a la fórmula… 

 

1.- Información: Automatización del proceso Administrativo y Burocrático.

Una mala gestión de las TIC en esta función crea una gran desventaja competitiva respecto a la competencia, sea en costo o eficiencia. Si usted funciona lento o mal, créame, se nota. Las tareas administrativas son una función obligada en la organización moderna, pero muchas veces desde el punto de vista directivo, aún se gestiona en gran parte en base al paradigma industrial.

Como valor añadido, las TIC permiten plantearse de manera económicamente realista, con acciones transversales e integradoras en los circuitos administrativos de la organización, así como asumir grandes volúmenes de trabajo en forma rápida y eficiente. Para ello, tenemos por ejemplo a nivel de software, sistemas ERP, CRM y ECM, sistemas de facturación, gestión de personal, contables, etc., los cuales pueden ser integrados a cualquier tamaño de empresa, existiendo opciones open source, escalables o freemium y los desarrollos a la medida. Para funcionar, por supuesto estas herramientas requieren soporte e infraestructura, y es aquí donde pasamos al siguiente punto:  

 

2.- Infraestructura: Necesaria para soporte y gestión de aplicaciones.

Ésta es una función fundamental en una organización: Definir la Infraestructura que debe integrarse con los sistemas informáticos que dan apoyo a la automatización, no se trata sólo de reunir datos contables y cifras de ventas, o por lo menos no debería. La ventaja competitiva que proporciona la infraestructura forma parte de una más amplia: La capacidad de dirección efectiva tanto táctica como estratégica por parte de la directiva de una empresa, donde una gestión unificada permite además alinear a toda la organización en pro de los mismos objetivos. Me resulta imposible imaginar una empresa sin una infraestructura informática detrás. Es aquí donde se debe definir si gestionar la información de la empresa con servidores dedicados, ya sea instalados en su oficina, externalizados o virtualizados, o directamente en “la nube”, usar equipamiento de seguridad, acceso a redes, enlaces de telecomunicaciones, etc. Y aunque usted no lo crea, también en este aspecto hay opciones para todos los gustos y bolsillos.  

 

3.- Integración: TIC como parte integrante del producto o servicio.

Si bien la importancia de esta función no es  igualmente aplicable para todos los sectores productivos, su aplicación estratégica dentro de cada sector viene condicionada por el peso del contenido informativo del producto, servicio o cadena de producción, y tiende a crecer exponencialmente en el tiempo a medida que avanza el uso de nuevas tecnologías.

Considere ahora estos 3 principios que afectan a su producto o servicio: a. Todo proceso productivo o de consumo lleva asociados un componente físico y uno informativo; y cada día se incrementa el peso  informativo. b. La capacidad de elaboración, generación, tratamiento y comparación de información por parte de sus clientes ha aumentado extraordinariamente en los últimos años, y seguirá aumentando. c. Las aplicaciones electrónicas se difunden masivamente y se generalizan. Por lo que inevitablemente se verá aún más incrementado el peso de las TIC en las actividades operativas del sector servicios y de su producción, y esto será paralelo al incremento del uso social de las mismas. Parece obvio señalar entonces que nadie se debe quedar fuera, créame que aunque su negocio sea una excelente Panadería… En un futuro no muy lejano si su competencia pone una aplicación con la hora exacta en que saca el pan del horno… usted perderá una gran porción de su clientela.

 

4.- Innovación: Las TICs como pieza clave en el diseño de la organización y de sus actividades.

Las nuevas formas en red que irán adoptando todas las organizaciones realmente competitivas no podrán construirse ni reinventarse continuamente sin un uso intensivo de las TIC. Y esto es un tema no menor, ya que en base al uso de la información proveniente de una buena gestión de las TIC, usted podrá hacer mejoras oportunas en su producto, redireccionar sus objetivos de mercado, replantear servicios o generar otros nuevos de acuerdo a la demanda; Y lo mejor de todo, sin dejar de crecer.   pyme-2-2

Como puede ver, las empresas pueden mejorar la eficiencia de los diferentes procesos de producción, ventas y administración; reducir costos y elevar su competitividad mediante el uso de tecnologías de información y comunicación o TIC, por supuesto unidas a una buena gestión. Como valor agregado, su uso es también muy relevante en la búsqueda y comunicación con proveedores y clientes, y para el continuo aprendizaje del empresario y de sus colaboradores.

 

 

Si te gustó este artículo

  • Únete a nuestra Comunidad TIC en Linkedin Aquí
  • Si quieres conocer nuestro datacenter o enviarme tus comentarios sobre el artículo, escríbeme a sandra.henriquez@asicom.cl.

Suscríbete al Blog!…

Comparte el Post!…