Sabemos que en la actualidad el papel del CIO ha cambiado drásticamente; Ha pasado de pedir presupuesto para equipos al Gerente de Finanzas  a elaborar junto al CEO estrategias que afectan a la compañía en todo su ámbito. Lo mismo podemos decir del conjunto del equipo de TI: el informático se ha multiplicado en arquitectos de sistemas, administradores de red, DBAs, CTOs, técnicos de infraestructura…

Profesionales y equipamiento que agilizan tiempos, optimizan procesos y abren ventanas al negocio. ¿Puedes decir lo mismo del departamento TI de tu empresa? Es responsabilidad del área de tecnología de grandes y medianas empresas garantizar el retorno de inversión de todo un equipo de profesionales,  infraestructura, equipos y servicios. Es por eso que las gerencias  a cargo tienen una difícil tarea consistente en una acertada apuesta  tecnológica. Para apoyar esta apuesta,  planteamos las siguientes preguntas, que pueden resultar útiles a la hora de evaluar:  

 
1.- Qué tipo de inversión se ha realizado en Infraestructura?

Exprimir los recursos puede ser una opción, no obstante requiere asumir el costo en renovación de  infraestructura  y equipos. Considerando también dentro de esta  inversión: electricidad, reparaciones  y finalmente, asumir el constante riesgo de caer nuevamente  en la obsolescencia.

La segunda opción es externalizar esa infraestructura y su gestión, en la medida que lo requiera el negocio. De esta manera, probablemente se reducirá el costo y con toda seguridad su servicio estará en  constante renovación tecnológica. Y lo más importante, se liberará al equipo TI de procesos de mantenimiento y gestión para dedicarlos a tareas mucho más interesantes y productivas, tales como crear aplicaciones o mejorar procesos que incrementen los beneficios de la compañía.  

 
2.- A qué nivel se ha considerado el modelo Cloud?

Para todos quienes se informan constantemente sobre tecnología, no es noticia que la Nube puede reducir notablemente los costos de TI. Por lo que no dudamos que este punto ya debe resultar bastante considerado por nuestros lectores.  Partiendo de esta base, la siguiente pregunta sería:

 
¿Hay que virtualizar todo?

tu_area_TI

El modelo Cloud permite pagar únicamente por los recursos utilizados, y para ello, es necesario llevar una gestión continua de los mismos y poder controlar su gasto de manera eficiente. Un ejemplo muy ilustrativo es el de un portal de compras que en ciertas fechas de difusión de ofertas comerciales,  alcanza niveles superiores a lo habitual en visitas y transacciones online, por lo que necesita el doble de recursos  para soportar todas las solicitudes.

Gestionar estos recursos virtuales permite levantar máquinas de forma mucho más rápida y para un uso determinado. Hasta ahí, todo bien ya que puede ajustarse al máximo a las necesidades del cliente, pero no a todas. Por otra parte, si una compañía ha desarrollado un software que hace uso intensivo de CPU, tendría mayor sentido utilizar un servidor físico, es decir, no configurar un hipervisor y utilizar todos los recursos de ese dispositivo para una aplicación en concreto. ¿Supone esto pérdida de escalabilidad? No necesariamente,  lo importante  es no caer en la premisa de querer virtualizar lo invirtualizable, cuando en realidad, cada parte de la solución necesita algo diferente.  De manera que podamos evitar pagar las consecuencias de un mal funcionamiento, por una decisión mal enfocada. ok IconLa clave está en soluciones mixtas.

Hay servicios ideales para ser virtualizados, como entornos de desarrollo e integración, y también hay servicios que pueden requerir todos los recursos de un servidor dedicado, como por ejemplo las bases de datos o las plataformas de acceso remoto. Esto no significa que no pueda virtualizar todo, o que un servidor dedicado sea la solución cuando se superan los estándares de recursos, sino que hay que conocer bien lo que ofrece cada opción a día de hoy para que se ajuste a su negocio, de manera de aseguramos que al elegir una solución, esta se comporte como tal y no al revés, resultando una carga.  

 
3.- Qué puedes decir acerca de la actualización de los puestos de Trabajo?

Hoy es evidente que la movilidad es protagonista,  su incorporación al entorno laboral demanda espacios de trabajo móviles, ágiles, disponibles y, a su vez, que garanticen la integridad y la privacidad de los datos. Queremos la información en todo momento y la necesitamos en todas partes, por eso servicios como el escritorio virtual, el cloud storage o las comunicaciones unificadas están en pleno auge.

Si hablamos de movilidad, es imposible dejar de referirnos al fenómeno cada vez más frecuente del BYOD (Bring Your Own Device), es decir, cuando un trabajador utiliza un dispositivo de su propiedad para acceder a aplicaciones, recursos o sistemas de información que pertenecen a la compañía para la cual trabaja, o bien los usa como ayuda o soporte a su actividad laboral.

Dentro del entorno empresarial,  esta realidad activa el debate sobre la implantación de políticas permisivas, que exponen  la identidad de una compañía y la eficiencia de sus trabajadores. Referente a esta realidad, el camino para integrarse y aportar al desarrollo evolutivo del entorno laboral es hacer frente a este fenómeno y sus implicaciones, estableciendo políticas encaminadas a una correcta gestión de la seguridad de la información, enfocando la atención, más que en la identificación y propiedad del dispositivo, en la formación, la sensibilización y la responsabilidad de los usuarios que tienen acceso a esa información, y del buen uso que deben hacer de la misma.  

 
4.- Sabes lo que ocurre en tu empresa?

Si hay algo que permiten las tecnologías de la información es saber qué pasa a cada segundo, y si hay algo en que debe emplearse dicho tiempo es en medir esa actividad para extraer conclusiones de utilidad. Qué analizar y cómo hacerlo son cuestiones fáciles de resolver si conoce los objetivos de su compañía y los procesos que intervienen en ese propósito.

No hace falta disponer de grandes volúmenes de información: compara tendencias, coloca contexto a los errores, pide detalles a tus proveedores…  Te sorprenderá todo lo que puedes optimizar y cuánto se puede ahorrar en ello.   Estas 4 preguntas podrán ayudar a definir por qué un área de TI tiene dificultades para lograr sus objetivos. Finalmente, siempre es recomendable contar con el apoyo de profesionales especializados que establezcan las herramientas y procedimientos necesarios para saber cuándo y cómo hay que actuar en cada caso.  

 

Si te gustó este artículo

  • Únete a nuestra Comunidad TIC en Linkedin Aquí
  • Si quieres conocer nuestro datacenter o enviarme tus comentarios sobre el artículo, escríbeme a sandra.henriquez@asicom.cl.

Suscríbete al Blog!…

Comparte el Post!…